¿Qué es el estándar Passivhaus?

Se basa en levantar construcciones que cuenten con gran aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones, y una máxima calidad del aire interior, además de aprovechar la energía del Sol para una mejor climatización, reduciendo el consumo energético del orden del 70% (sobre las construcciones convencionales). Fue desarrollado a partir de numerosas investigaciones, con el financiamiento del estado Alemán de Hesse.

Ventajas del edificio Passivhaus en clima mediterráneo.

La casa Passivhaus tiene un consumo muy bajo de energía para calefacción y refrigeración. Comparado con la normativa vigente actual en Alemania, gasta aprox. un 80% menos de energía para su acondicionamiento térmico. Passivhaus España, como que España tiene un clima menos severo, se podría llegar a una mejora del 60% respecto al consumo estándar de un edificio nuevo, y se conseguiría la mejor clasificación energética posible: clase A.

Según la definición del proyecto de investigación europeo “Passive-on”, la casa Passivhaus en el clima mediterráneo tiene que cumplir las siguientes condiciones:

  • Demanda máxima de energía útil para calefacción, 15 kWh/m2año.
  • La envolvente exterior del edificio no debe tener una estanqueidad mayor que 0,6 volúmenes/h (medida con una presión de 50 Pascales).
  • Consumo máximo de energía primaria para calefacción, refrigeración, agua caliente sanitaria (ACS) y electricidad, 120kWh/m2año.
Fuente: Wikipedia

FACTOR SALUD

La construcción de una Casa Passivhaus es, además, una opción muy saludable, ya que ayudan a reducir enfermedades gracias a la renovación inteligente del aire que circula por toda la vivienda y al uso de materiales naturales que logran el bienestar de todos sus miembros, reduciendo enfermedades como el asma y la fibromialgia, entre otras.

Una Casa Passivhaus o Casa Pasiva es, básicamente, una vivienda diseñada y construida para mantener unas excelentes condiciones de confort térmico interior prescindiendo del uso de sistemas convencionales de calefacción que permite además amortizar la diferencia de inversión con respecto a un edificio normal en un plazo muy corto de tiempo. También se le conoce como Passivhaus debido a su origen germano.

 Esta internacionalmente reconocido como el más exigente en materia de eficiencia energética, consiguiendo unos ahorros superiores al 75%.

Los edificios pasivos utilizan recursos de la arquitectura bioclimática combinada con una gran eficiencia energética.

Actualmente existe un aumento del interés sobre la construcción de este tipo de viviendas debido, principalmente a dos razones:

  • El importante y creciente aumento del coste del consumo energético.
  • La creciente conciencia ecológica y sostenible que está adquiriendo la sociedad.

El éxito de esta alternativa a la construcción tradicional de viviendas está basada en la utilización de materiales de alta calidad (especialmente de materiales ECO), en el uso de buenos aislamientos y ventanas altamente eficientes que evitan la creación de puentes térmicos que evitan la pérdida de calor en el hogar. Del mismo modo, las Casas Passivhaus están diseñadas teniendo criterios arquitectónicos que permitan que toda la vivienda aproveche la energía natural que la rodea.

Gracias a todos estos elementos, una Casa Passivhaus consigue ahorrar entre un 85% y un 90% el consumo de la factura energética de un hogar con respecto a las viviendas tradicionales, situadas normalmente en la escala más baja de la pirámide de eficiencia energética, y permite la amortización de la diferencia de su construcción entre 8 y 10 años.

Principios básicos de una CASA PASIVA

Diseño Bioclimático

Un aspecto fundamental para un edificio eficiente pasa por un buen estudio del clima, de la orientación, del factor de forma, del volumen, de la captación de radiación solar en invierno y su protección en verano, de las sombras que tendrá el edificio y cómo le afectan.

Ventilación mecánica controlada con recuperación de calor

Instalamos un sistema de VMC doble flujo (con certificación Passive House Institute) que asegura la calidad del aire y aporta un gran confort térmico y ahorro de energía. La ventilación mecánica permite que continuamente se esté renovando el aire interior. Gracias a un recuperador de calor, el aire que, por ejemplo, puede entrar en un día de invierno a 0º al cruzarse (no mezclarse) con el que sale a unos 22º, cede la energía interna transformando los 0º en unos 18º, en función de la eficiencia del recuperador y sin ningún sistema de calefacción.

Diseño libre de puentes térmicos

Los puentes térmicos son lugares de geometría lineal o puntual del cerramiento exterior donde el flujo de energía es más grande respecto a la superficie normal del cerramiento. Estos puentes térmicos perjudican la eficiencia energética del elemento constructivo.
Una capa de aislamiento continua, sin interrupciones y sin debilitamientos evita los puentes térmicos, tan habituales en los edificios convencionales y que provocan una gran parte de las pérdidas de calor en los edificios.
La supresión de los puentes térmicos permite disminuir las pérdidas de calor en nuestras casas pasivas, pero también evitar patologías debidas a la condensación en las paredes frías (hongos, etc.).

Ventanas de altas prestaciones

Las ventanas constituyen el elemento más débil de la envolvente de un edificio. Entre el 25% y el 30% del gasto de calefacción se debe a las pérdidas de calor por las ventanas. Una buena calidad de las mismas y una correcta instalación es fundamental para una alta eficiencia energética.
La carpintería exterior tiene que cumplir con las exigencias mínimas en cuanto a hermeticidad y condiciones térmicas que nos exige el estándar Passivhaus. Se colocarán carpinterías con triple acristalamiento.
En todas nuestras casas pasivas instalamos ventanas de madera de iroko o PVC de primera calidad con las siguientes características:
Hoja pasiva de 92mm.
Triple acristalamiento, 4+4/20/4/20/4+4.
Doble tratamiento bajo emisivo, y gas Argón en las cámaras.
Valor U 0,7 W.m2/ºK.

Superaislamiento térmico

Gracias a un espesor considerable de aislamiento térmico, las casas pasivas sufren una pérdida de calor muy limitada. Las necesidades de calefacción aún necesarias son casi nulas.

Estanqueidad

En las Casas Pasivas se pone mucha atención a la estanqueidad al aire sellando todas las uniones entre los diferentes materiales del edificio. De nada sirve tener una casa muy bien aislada, con unas buenas ventanas y bien diseñada, si la construcción no es estanca y existen filtraciones de aire por las fachadas, cubiertas y encuentros.
Una buena estanqueidad al aire aumenta el confort y disminuye las pérdidas.
La estanqueidad al aire de la envolvente se comprueba con el llamado “Blower door test”.
El ensayo de Blower door consiste en un test que evalúa el nivel de permeabilidad de los edificios. Para ello es necesario un ventilador colocado en la puerta principal del inmueble, que despresuriza (también puede presurizar) el interior del mismo y analiza su hermeticidad.
En una casa certificada Passivhaus el resultado de la prueba de presurización deberá ser inferior a 0.6r/h del volumen de aire de la vivienda a una presión de 50Pa.
Para que una vivienda se pueda denominar Passivhaus y así poder certificarla, se han de cumplir unas exigencias mínimas, que han de ser justificadas mediante el diseño con el Paquete de Planificación Passivhaus (PHPP).
La mejor manera de asegurarse que tu vivienda se construye bajo este estándar, es obtener su certificación.

Todo edificio se construye con el fin de cobijar y protegernos del ambiente exterior creando un clima interior. Cuando las condiciones del exterior impiden el confort del espacio interior se recurre a sistemas de calefacción o refrigeración.